Con la presencia del vicepresidente de la República, Danilo Astori, más el director general del Consejo de Educación Inicial y Primaria, Héctor Florit, la entrega de diplomas de la octava edición de la Olimpíada de Matemática de Casavalle, celebrada en el Centro Educativo Los Pinos, estuvo cargada de la emoción y la alegría de 639 niños de diversas escuelas públicas de Montevideo que alcanzaron a ser finalistas de esta iniciativa cuyo objetivo es, a partir de lo lúdico, despertar el gusto por las matemáticas.

En 2006, cuando se realizó la primera edición de la Olimpíada de Matemática de Casavalle, participaron 186 niños de nueve escuelas de la zona de Casavalle. En 2013, en su octavo año consecutivo de sana competencia, esta iniciativa organizada por el Centro Educativo Los Pinos contó con la participaron 15.134 niños y 604 maestras pertenecientes a 107 escuelas de 33 barrios de Montevideo. Dicho de manera simple: el gusto de los alumnos por las matemáticas es notorio y cada vez más intenso.

Esto pudo comprobarse en la nueva entrega de diplomas que tuvo lugar en Los Pinos, donde estuvieron presentes autoridades de la educación y del gobierno, entre ellos el vicepresidente de la República, Danilo Astori, el director general del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Héctor Florit, además de diversos empresarios y la presidenta de Antel, Carolina Cosse.

Según Gustavo Bentancor, coordinador del Programa Olimpíada Matemática de Casavalle y creador del libro Olimpíada de Matemática. Bitácora de Casavalle, la idea de este certamen es despertar el gusto por la disciplina a partir del juego, de lo lúdico, pero no por eso sin altos niveles de exigencia que demandan los propios alumnos.

La prueba es que cada vez que se realiza una nueva edición de las olimpíadas aumenta la cantidad de escolares que participan, así como el número de maestros que trabajan en las primeras etapas, que se llevan a cabo en las propias escuelas públicas, antes de cumplirse las semifinales, que se hacen en el Centro Educativo Los Pinos.

Por participar los alumnos reciben diplomas de finalistas, menciones de honor o medallas de bronce, plata y oro. El CEIP apoya la olimpíada en forma creciente, aconsejando a los maestros para que participen.