El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, el Instituto Nacional de Vitivinicultura y el Consejo Directivo Central lanzan el plan para mejorar la nutrición escolar a través de la distribución en los comedores del Programa de Alimentación Escolar de jugo de uva natural.

En setiembre de 2012 el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MGAP), el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI) y el Consejo Directivo Central (CODICEN) firmaron un acuerdo para poner en marcha un proyecto piloto que permitía mejorar la nutrición escolar a través del consumo de jugo natural de uva, distribuido en más de 200 escuelas de Montevideo y Canelones con un alcance mayor a los 75.000 niños.

Según diversos estudios, dos dosis semanales de jugo de uva de entre 200 y 300 ml por ingesta colabora a equiparar el nivel nutricional de los niños, por lo que este jugo que reciben los comedores escolares, hecho 75% de uva y 25% de manzana, funciona como un complemento nutricional más que importante para los niños.

Desde este año, los 600.000 litros de jugo de uva elaborados a partir del aporte del Centro de Vitivinicultores más la calidad del proceso y la distribución del INAVI, buscan llegar a todo el país.

Según la maestra Graciela Moizo, coordinadora del equipo técnico del Programa de Alimentación Escolar (PAE) del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), “teniendo en cuenta que el consumo de frutas y verduras es esencial en una dieta saludable, la Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta de cinco porciones al día de estos alimentos, así que mediante esta acción coordinada de distribuir jugo de uvas y manzana natural, sin adición de azúcar, es una buena noticia, ya que complementará la alimentación de los escolares, aportando las vitaminas, minerales y antioxidantes propios de estas frutas”.

Según Moizo, el tamaño de la porción por niño inscripto al comedor es de 250cc, siendo la frecuencia de consumo recomendada de dos a tres veces a la semana en el horario del almuerzo.

La coordinadora del PAE agregó además que es fundamental aclarar que no se sustituirá el agua, la leche o la fruta natural por el consumo del jugo de uva y manzana.