En una misma jornada, más precisamente el viernes 11 de octubre, el Consejo de Educación Inicial y Primaria inaugura en el departamento sanducero dos nuevos establecimientos educativos, la Escuela N° 58 y la Escuela N° 114, asegurando así nuevos espacios enriquecedores para la educación de más de 300 alumnos desde nivel inicial a 6° año

Más tiempo pedagógico es, sin lugar a dudas, una garantía para los aprendizajes de calidad. Motivado por esto y siguiendo con su política de transformación y creación de Escuelas de Tiempo Completo (ETC), el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) continúa adelante con su plan de inauguraciones en diferentes zonas del país de más centros educativos que trabajarán bajo esta modalidad.

En esta oportunidad, en el marco del Proyecto de Apoyo a la Escuela Pública Uruguaya (PAEPU), Paysandú es el departamento que, desde el viernes 11 de octubre, contará con dos nuevos espacios enriquecedores para la educación de sus niños. Se trata más precisamente de la Escuela N° 58 de Pueblo Esperanza, ubicada en la ruta 90 kilómetro 15.300, y la Escuela N° 114, que se encuentra en Avenida San Martín casi Bulevar Artigas.

La fecha de inauguración de ambos establecimientos en realidad es una excusa para celebrar por muchos meses de trabajo, ya que las dos escuelas vienen desarrollando sus actividades pedagógicas en estos nuevos espacios desde marzo, como es el caso de la Escuela N° 58, que atiende a 68 niños desde nivel inicial a 6° año.

Esta escuela, con 86 años de vida y que comenzó siendo primero una escuela rural para luego pasar a la categoría de urbana, cuenta con un cuerpo docente de cuatro maestras, una directora y tres profesores de Música, Educación Física e Inglés, quienes en las nuevas cuatro aulas más todos los espacios de recreación desarrollan una actividad educativa de calidad, integral y equitativa.

Sin lugar a dudas, para las familias que tiene esta zona de Paysandú –alrededor de 500 habitantes–, conocida también como Parada Esperanza, la Escuela N° 58 se transformará en un punto de encuentro en el que se fortalecerá toda la comunidad.

Lo mismo sucederá en el nuevo barrio de viviendas de la periferia sur de Paysandú, donde se levanta la nueva Escuela N° 114, con sus ocho aulas que recibirán a 240 niños ávidos por aprender.

Este nuevo espacio, cuyo proyecto edilicio fue diseñado por los arquitectos Pedro Barrán y Rodrigo Mediza, contó con un trabajo de construcción que avanzó a buen ritmo y que ofrece un entorno amigable tanto para aprender como para enseñar.

Según los arquitectos, los que se pretendió fue darle un volumen grande y transparente a la escuela, estableciendo las aulas comunes en dos niveles y el espacio de usos múltiples en una altura y media, conectados por rampas.

Una de las características especiales de esta escuela en lo que refiere a su diseño arquitectónico es la creación de un puente que sale de la planta alta hacia un mirador ubicado sobre la loma –desde allí se aprecian las mejores vistas del paisaje–, y luego una escalera y un tobogán que vinculan el mirador con el patio y la cancha deportiva.

Vale recordar que en las ETC los alumnos permanecen siete horas y media en los establecimientos, asegurándose así para ellos una educación de calidad, integral y equitativa, en la que con la incorporación de distintas materias y disciplinas, como educación física, conocimiento artístico, acceso a nuevas tecnologías y segundas lenguas, los niños enriquecen su conocimiento y adquieren más y mejores herramientas para enfrentar las exigencias del mundo contemporáneo.