El séptimo arte fascina tanto a grandes como a chicos, por eso una iniciativa innovadora como el programa “Los escolares van al cine”, cuyo objetivo es difundir la producción audiovisual de calidad para la formación integral de los niños, es bien recibida por todos, porque de la mano del filme “Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe”, del creador uruguayo Walter Tournier, maestros y alumnos podrán trabajar en un área de inmenso valor pedagógico.

El programa “Los escolares van al cine”, un proyecto que llevará a 6.000 alumnos de las escuelas públicas de Montevideo y Canelones a cuatro salas de cine para ver el filme “Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe”, es un guiño para aprender del séptimo arte.

Tal como sucede en el filme del creador uruguayo Walter Tournier, con el aprendizaje de las herramientas básicas del cine los alumnos podrán navegar por diferentes rumbos y mares, ya que el programa promueve la producción audiovisual para los niños y propone a maestros a divertirse con los escolares haciendo cine en las escuelas. ¿Cómo? Primero yendo al cine, porque para ser cineasta hay que ir al cine y ver muchas películas. Segundo, estudiando y trabajando sobre un excelente material didáctico, “¿Cómo se hace una película?”, que es distribuido a cada niño y el cual facilita el posterior trabajo del maestro en el aula con relación a las diferentes etapas de creación que tiene una película.

El proyecto, que se proyecta en las salas de cine del Costa Urbana, Montevideo Shopping, La Floresta y Grand Prix, es una idea que impulsan en conjunto el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), el Instituto del Cine y el Audiovisual del Uruguay (ICAU), el Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) y el Plan Ceibal.

“Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe”, es un filme basando en un hecho real que busca, a través de una historia de aventuras, transmitir valores positivos a los niños.