En una misma jornada, el Consejo de Educación Inicial y Primaria inaugura en dos departamentos del país, más precisamente en Soriano y Río Negro, dos nuevos establecimientos educativos que trabajarán bajo la modalidad de Tiempo Completo: la Escuela N° 6 de Villa Soriano y la Escuela N° 8 de Nuevo Berlín, asegurando así espacios ricos para la formación de más de 600 alumnos

Una semana atrás, exactamente el pasado viernes 11, el director general del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Héctor Florit, señalaba en el departamento de Paysandú –donde en una misma jornada se inauguraron dos nuevos establecimientos educativos– que las Escuelas de Tiempo Completo (ETC) son escuelas inclusivas, integrales y equitativas, y que muchos organismos de educación de países de América Latina y Central se aproximan al CEIP a preguntar acerca de esta modalidad, porque ven que son escuelas de calidad y que las familias las defienden.

“Hacer una escuela distinta implica ir transformando los privilegios en derechos, como lo es el aprender inglés, tener una computadora, ir de campamento, hacer educación física o estudiar arte y recreación. Hacer una escuela distinta, como lo son las de Tiempo Completo, implica ir transformando lo excepcional en una cosa común que todos podamos reclamar”, dijo Florit en el departamento sanducero, agregando que “estamos caminando hacia el objetivo de las 300 escuelas de Tiempo Completo y lo vamos a alcanzar el año próximo”.

Prueba de esto, de seguir trabajando en su política de transformación y creación de ETC, este viernes 18, en el marco del Proyecto de Apoyo a la Escuela Pública Uruguaya (PAEPU), en los departamentos de Soriano y Río Negro, el CEIP continúa adelante con su plan de inauguraciones de más centros educativos que trabajarán bajo esta modalidad.

Se trata específicamente de, por un lado, la Escuela N° 6, situada en la localidad de Villa Soriano, sobre las costas del Río Negro, próximo a su desembocadura en el Río Uruguay. Y por otro lado, la Escuela N° 8 de Nuevo Berlín, ubicada sobre la costa del Río Uruguay y siendo parte del área protegida del Parque Nacional Esteros de Farrapos.

Escuela N° 6 de Villa Soriano

La reforma y ampliación de esta escuela, cuyo proyecto estuvo a cargo de los arquitectos Mariana Cecilio y Jamiles Núñez, incluye la incorporación de un nuevo comedor, cocina y dos aulas para preescolares, ya que el resto de la edificación se trata del reacondicionamiento de todo el edificio ya existente, de un gran valor arquitectónico y en relativas condiciones de mantenimiento.

Con una capacidad para 240 niños, el diseño de esta escuela cuenta con ocho aulas para alumnos de 1° a 6° año y dos aulas, como ya se dijo, para alumnos de educación inicial, además de una sala para la dirección, sala de maestros, cocina y demás dependencias.

Según el equipo de arquitectos, la Escuela N° 6 de Villa Soriano se trabajó en un lenguaje arquitectónico contemporáneo, cuya intención ha sido la de dialogar con el edificio existente, manteniendo un cuidado en la selección de los materiales utilizados. Con respecto a su espacio exterior, se trabajó en la construcción de pavimentos, la determinación de un área de juegos, el montaje de bancos, la colocación de bebederos, la construcción de nueva cancha de deporte y la incorporación de un pequeño anfiteatro.

Escuela N° 8 “República de Alemania”

El equipo de PAEPU que trabajó en la localidad de Nuevo Berlín, en el departamento de Río Negro, estuvo encabezado por los arquitectos Carlos Sityá y María Rosa Mazziotti, quienes diseñaron una propuesta que rehabilitó y amplió los espacios de la Escuela N° 8, resaltando las características de la arquitectura ya existente: una escuela concentrada en torno a un espacio central que, parcialmente, se protege y se enmarca en un parque verde de palmeras e ibirapitás.

La capacidad de este remozado establecimiento educativo, cuya arquitectura se desarrolla en una sola planta, es de 360 niños, los cuales se ubicarán en 12 aulas de 1° a 6° año, todas articuladas a través de galerías/ conectores, incluyendo un área de esparcimiento, el sector deportivo, la cancha de deportes y una quinta con sectores aromáticos.

El edificio de la escuela “República de Alemania” se organiza alrededor a un patio existente con un volumen en “U”, orientado al noroeste y dominado por el nuevo comedor y las áreas de administración y servicios que definen el nuevo carácter de la escuela.

La propuesta se complementa con algunas iniciativas acerca del cuidado y confort del ambiente, como por ejemplo, manejo de agua solar, colecta de agua de lluvia y ventilación de invierno/verano, complementado con una accesibilidad total.

En suma, el CEIP lleva adelante dos nuevas inauguraciones que ofrecen más tiempo pedagógico para los niños, lo cual se traduce en una garantía para los aprendizajes de calidad. Dicho de otro modo, según Florit, “se requiere más tiempo para aprender más”. En eso está el CEIP, generando más espacios, entre todos, para más aprendizajes, porque la escuela pública se construye todos los días entre todos.

ETC

Vale recordar que en las ETC los alumnos permanecen siete horas y media en los establecimientos, asegurándose así para ellos una educación de calidad, integral y equitativa, en la que con la incorporación de distintas materias y disciplinas, como educación física, conocimiento artístico, acceso a nuevas tecnologías y segundas lenguas, los niños enriquecen su conocimiento y adquieren más y mejores herramientas para enfrentar las exigencias del mundo contemporáneo.