La comunidad barrial de Piedras Blancas coronó casi 30 años de esfuerzo y perseverancia con la inauguración del moderno y funcional nuevo local del Jardín de Infantes de Ciclo Inicial Nº 313, que atiende a 414 alumnos de entre 3 y 7 años, quienes aprenden jugando y juegan aprendiendo.

El emotivo y colorido acto estuvo signado por la participación del alumnado, acompañado por el cuerpo docente de la institución –que conforman 17 maestras y los integrantes de la dirección, además de los 5 auxiliares– y de los padres y vecinos, quienes asistieron masivamente a la celebración.

Reivindicando una de las principales características de la profesión magisterial, las docentes elaboraron un relato del proceso histórico de integración barrial reflejando, paso a paso, cada uno de los logros alcanzados, en función del intercambio de propuestas e iniciativas en la comunidad.

“Es nuestro festejo y no estamos solos”, sostuvo la directora del Jardín de Infantes de Ciclo Inicial (JICI) Nº 313, Ruth Miriam López, porque se compartió “un momento de encuentro que nos permite visualizar cuántos somos en esta comunidad educativa”.

La docente expresó su “reconocimiento y agradecimiento a la comunidad barrial por apostar a la educación”, al tiempo que llamó la atención acerca de la necesidad que en adelante “colabore en el mantenimiento de este edificio”.

La ceremonia oficial de la apertura de las nuevas instalaciones del centro educativo, que cumplió 24 años de fructífera tarea en la zona, contó con la participación del ministro de Educación y Cultura (MEC), Ricardo Ehrlich, del presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Wilson Netto, del director Nacional de Educación, Luis Garibaldi, y del director general del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Héctor Florit.

“Los pasitos cortos llevan a los pasos grandes y a los logros importantes”, señaló el ministro Ehrlich, quien valoró que la inauguración del moderno local “es el resultado del trabajo de todos”, reconociendo en esta frase el esfuerzo de muchos años de la comunidad, a la que instó a “seguir caminando y tener paciencia para seguir esperando”.

El ministro dijo que “este jardín recoge el esfuerzo y la construcción colectiva del barrio, por lo que tiene articulación tanto con la escuela N° 277 como con la comunidad de la zona. Eso nos hace pensar en una institución que responda a las expectativas, que convoque a estas familias y sea capaz de consolidar el excelente equipo docente que tiene y que, en definitiva, asegure una educación de calidad para los niños que concurren a sus aulas”.

Ehrlich también valoró la labor de los más de 20.000 docentes que trabajan en todo el país en las escuelas públicas e insistió en la importancia de apoyarlos y defenderlos, en alusión a las familias de los alumnos. Aseguró que ese es un estímulo fundamental para que los maestros continúen dando lo mejor de sí por el bien de la educación pública nacional.

Por su parte, Netto saludó a los niños, maestros, equipos técnicos y autoridades, “que tanto tienen que ver con los cambios y el desarrollo que requiere nuestra educación”.

El presidente del CODICEN señaló que veía la inauguración del nuevo local escolar “como una excusa para este encuentro de la sociedad”, agregando que “no es posible avanzar en los programas y proyectos que, cada una de las familias, de las comunidades, cada uno de los colectivos que conforman la educación, tienen para la sociedad, si no se hace en ámbitos de estas características”.

En esta misma línea, Florit destacó que la concreción del nuevo edificio escolar “es el resultado del esfuerzo y de la lucha de los vecinos”, demostrando que “cuando hay voluntad estas cosas se consiguen, la misma voluntad que se requiere para cuidarlo”, agregando un pedido a los padres de que “los niños concurran todos los días a la escuela”, porque asumiendo ese compromiso se evita que los recursos se malgasten.

En ese sentido, el director general del CEIP dijo que la sociedad destina unos $ 300 por día para atender a cada niño que asiste a la escuela, y que ese dinero lo pagamos entre todos con los impuestos.

“Entonces, cada vez que un niño falta es como si los uruguayos tiráramos 300 pesos a la basura. Porque está todo preparado, están los maestros, están los auxiliares, están los locales y está la partida de alimentación. Pero, cuando nos falta un niño, falta lo que importa. Falta la posibilidad de educar y el derecho de esos niños a ser educados”, subrayó.

Este centro recibió alumnos de 3 años hace un par de semanas, o sea que se alinea a la apuesta de avanzar en la cobertura de tres años. Se trata de un jardín de la categoría APRENDER (Atención Prioritaria en Entornos con Dificultades Estructurales Relativas), es decir una experiencia de formato escolar donde los maestros tienen un tiempo mensual para elaborar proyectos y para contextualizar la propuesta.

Escolarización temprana

Florit anunció que a comienzos de noviembre se realizarán las inscripciones de niños para educación inicial en centros públicos, señalando que actualmente hay más de 7.500 alumnos en este nivel y que se proyecta la cifra de 9.000 a fines de 2014.

El director general del CEIP insistió en la importancia de la escolarización temprana y promovió el ingreso a los 3 años, señalando que las próximas inscripciones se realizarán los primeros días de noviembre, tanto en jardines de infantes como en escuelas primarias.

“Invitamos a que las familias confíen a nuestras maestras desde edades tempranas a sus hijos, en aquellas instituciones donde podamos abrir efectivamente los grupos de tres”, sostuvo.

Florit recordó que el año pasado finalizó con 6.900 niños en inicial en centros públicos, a mediados de 2013 se alcanzó los 7.500, en el mes de octubre se formaron 30 grupos nuevos y para el año próximo se crean 32 cargos docentes más, por lo que se aguarda finalizar el año 2014 con cerca de 9.000 alumnos.

“Esto hace a una política que procura la escolarización temprana sobre todo en sectores, barrios y poblaciones con más dificultades, creemos que la posibilidad del cuidado y la educación, del estímulo en lo que son los aprendizajes desde los tres años, facilita el tránsito educativo, mejora las posibilidades de adquisición de conocimientos, reduce los riesgos de repetición y, en definitiva, hace a que el éxito en la escolarización señale el futuro del niño en su proceso educativo”, especificó.