Los Olimareños recibirán nuevamente la Moña de Honor que entrega el CEIP, está vez en cada una de sus escuelas en el departamento de Treinta y Tres. Los cantautores Braulio López y José “Pepe” Guerra serán reconocidos por su trayectoria artística y su compromiso en la escuela N° 65 y la N° 34, los próximos 5 y 6 de junio respectivamente.

El CEIP decidió que este año entregaría la distinción “Moña de Honor 2019” a dos figuras que son dignos representantes del patrimonio cultural uruguayo: “Los Olimareños”. En una emotiva ceremonia, el pasado 28 de marzo el CEIP le entregó la medalla a José “Pepe” Guerra y Braulio López en el Centro Agustín Ferreiro (Canelones). Ahora, el homenaje se replicará en cada una de las escuelas públicas a las que asistieron los artistas: el miércoles 5 de junio Braulio López recibirá su medalla en la escuela N° 65, mientras que el jueves 6 de junio lo hará Pepe Guerra en la escuela N° 34.

Como en las oportunidades anteriores, durante las ceremonias se realizará la entrega de una medalla de plata a los músicos y también se descubrirá una gigantografía de los artistas que permanecerá definitivamente en ambas escuelas como recuerdo de sus logros y trayectoria.

“Braulio pasó por muchas escuelas pero eligió la nuestra para recibir este homenaje, lo que para nosotros es un gran honor”, relató Carol Portillo, directora de la escuela N° 65 “Juana Elizalde de Uran”. La directora se refirió al peso que tienen Los Olimareños para la ciudad de Treinta y Tres: “han estado es nuestra vida y han recorrido en diferentes etapas, entre ellas la época más dura de la dictadura donde ni siquiera se podía cantar”, sostuvo la maestra y agregó la valentía que implicó para la época interpretar canciones como “Cielo del 69” o los poemas de Idea Vilariño, entre tantos otros.

“A través de sus canciones han relatado la historia de Treinta y Tres, describieron lugares, personas, nos han hecho reír y emocionar; canciones como ‘Tres Puentes” definen al departamento y otras poesías como ‘El dinero’ tienen una proyección fundamental en el modelo capitalista en el que vivimos”, opinó Carol.

La directora de esta escuela -que desde el 2011 funciona bajo la modalidad de tiempo extendido, cuenta con 231 niños, 19 docentes y 5 auxiliares de servicio- concluyó: “para nosotros es un gran honor homenajear a estos músicos, sobre todo para nuestra escuela que tiene el énfasis puesto en el arte como una forma integral de aprendizaje. Poder homenajearlos es como reafirmar la identidad de nuestra escuela” .

“Estamos muy implicados en todo ésto. Es un honor y un reconocimiento a la escuela pública uruguaya pero además implica reivindicar a esta escuela que ha quedado un poco relegada acá en la ciudad de Treinta y Tres”, sostuvo por su parte Graciela González , directora de la escuela N° 34.

Según la docente, esta escuela que en otra época recibió al niño Pepe Guerra “arrastra el estigma de haber sido una escuela al aire libre: un modelo de escuela a la que iban niños con enfermedades contagiosas y donde se hacía énfasis en la salud, en la buena alimentación, se los llevaba al médico...”. Había una escuela abierta en cada una de las capitales departamentales, no cerraban en ningún momento del año y los niños permanecían allí ocho horas.

“Acá en Treinta y Tres esta escuela quedó con esa idea negativa, que de a poco la hemos ido cambiando”, sostuvo la directora. Luego relató una historia que involucra al artista homenajeado: “en realidad Pepe vino a esta escuela no porque estuviera enfermo sino porque su mamá era lavandera. Vivía cerca de la escuela y lo trajo por las horas; necesitaba trabajar”. Según la maestra, en esa época los niños eran muy delgados y “Pepe era un gurisito de cachete colorado, sin ningún problema de salud. Las inspectoras lo escondían”, recuerda con gracia la docente.

Hoy esta escuela de tiempo completo recibe a 95 niños, 5 maestras, 3 profesores especiales, una maestra de apoyo Ceibal y tres auxiliares de servicio. “La repercusión que esto ha tenido a nivel de la comunidad ha sido bien importante: hay todo un pueblo movilizado con este evento”, resume la directora de la 34.

Hijos de la escuela pública

La “Moña de Honor” es un reconocimiento que ha adquirido un valor representativo muy importante, ya que se le otorga, por un lado, a aquellos uruguayos que pasaron por las aulas de la escuela pública y que en la actualidad se han transformado en referentes para todas las generaciones de alumnos, así como también a aquellas personas que han creado y desarrollado una acción fundamental para la educación de los niños, en este caso desde lo artístico. Desde el año 2012 el CEIP entrega la Moña de Honor, habiéndose entregado hasta el momento esta distinción a las siguientes personalidades: Deborah Rodríguez, Óscar Washington Tabárez, Ida Holz, Pablo Achugarry, Miguel Brechner, Ruben Rada y Hugo Fattoruso entre otros.

El dúo -que obtuvo su nombre del río Olimar en el departamento de Treinta y Tres- ha tenido una extensa trayectoria internacional y una prolífica producción discográfica (más de 44 títulos grabados en Uruguay, Argentina, México, España, Costa Rica, Venezuela y Ecuador) desde su formación en 1960.

Luego de un exilio de más de 10 años fuera del Uruguay y el retorno al país, luego de varias separaciones y carreras como solistas, el dúo se ha convertido a esta altura en una referencia indiscutible del canto popular uruguayo.


“Moña de Honor a Los Olimareños”

Entrega de medalla a Braulio López en la escuela N° 65: miércoles 5 de junio de 2019/ 15:00 hs

Entrega de medalla a José “Pepe” Guerra en la escuela N° 34: jueves 6 de junio de 2019/ 10:30 hs