El 27 y el 28 de mayo los inspectores referentes de la modalidad de Tiempo Completo de todo el país hicieron un alto en su trabajo cotidiano para discutir en formato de ateneo la experiencia en sus departamentos y planificar las estrategias a futuro. Una de las consignas del encuentro fue reflexionar sobre “La organización de talleres para la mejora de la convivencia”, que junto a la expansión del horario de clase han sido seña de identidad de este formato de tiempo completo.

“Durante estos dos días, los inspectores referentes de todos los departamentos del país han hecho un alto en su trabajo diario para encontrarse, intercambiar profesionalmente y poder afinar las líneas de orientación en el marco de la inspección técnica” y el Tiempo Completo, sostuvo José Barrios, inspector general de CEIP y referente en esa modalidad. Así, bajo la consigna “La organización de talleres para la mejora de la convivencia”, durante los días 27 y 28 de mayo los inspectores se reunieron en el Hotel Orpheo Expres para continuar elaborando ideas sobre estos espacios.

Durante la jornada del 27 de mayo se realizaron cinco visitas a centros educativos de Tiempo Completo, “aspecto que vemos muy valioso porque es ir realmente a tomarle el pulso a la escuela”, agregó Barrios. Las recorridas se convirtieron en un “insumo más fecundo” para luego retomar la reflexión teórica en la segunda jornada del Hotel Orpheo.

La reflexión se centró, según Barrios, en los espacios de taller en tiempo completo, “una de las señas de identidad de esta modalidad”. Este formato “nos interpela a profundizar aún más esa forma de trabajo y de organización, que desafía mucho al docente, no como unidad dentro de la escuela sino funcionando en colectivo”.

Es igual de necesario, destacó el inspector, reflexionar sobre otros aspectos como la “concepción profunda del lugar del niño en ese proceso, la idea de recuperar una planificación, qué conceptos están en juego en ese proceso, cómo interactúan entre ellos”, sostuvo Barrios y agregó que hay que “poner en revisión el concepto de los grados escolares” y pensar en la organización de los talleres en binas, tríos y cuartetos pedagógicos: “hoy el escenario se ha enriquecido en la escuela. Ya no es sólo el maestro, sino que hay profesores de educación física, artística, se enriquece el aspecto docente en general, lo que trae nuevos desafíos”, resumió el inspector general.

Lilián Strada, coordinadora de la modalidad de Tiempo Completo, celebró el hecho de que este primer encuentro de inspectores referentes de todo el país se haya realizado en formato de ateneo. Sobre la jornada del martes 28, Stradda señaló: “siguiendo con la idea de innovar, cambiar, analizar el formato taller de una escuela de tiempo completo y transformarla en otros saberes y diseñar otras formas, es que escuchamos distintas investigaciones que aluden a este tipo de formato escolar”. La inspectora aludió a los diversos invitados de la jornada del martes: el profesor de la Universidad de la República Felipe Stevenazzi habló sobre la “Experimentación pedagógica y producción de política educativa desde el cotidiano escolar”, mientras que el magister Alejandro Acosta presentó su investigación “Las estrategias de enseñanza utilizadas por los maestros de una Escuela de Tiempo Completo”.

La jornada del martes cerró con el aporte del sociólogo Andrés Peri (de la División de investigación, evaluación y estadística del CODICEN), quién expuso sobre “La evaluación como palanca de mejora para los aprendizajes”.