Imprimir

El próximo jueves 8 de febrero, en la Plaza Varela del Municipio de Atlántida, la 28ª edición del Programa Educativo de Verano llega a su cierre, dejando como saldo un balance más que positivo, ya que los más de 12.000 alumnos que participaron de la propuesta en 139 escuelas de todo el país tuvieron la oportunidad de realizar distintos campamentos y paseos, así como también darse muchos chapuzones en piscinas y el mar, disfrutar de variadas actividades lúdicas y recreativas, con talleres de música, robótica, bailes y, sobre todo, aprendiendo a circular con autonomía por muchos espacios, lo que les ha permitido ganar en aprendizajes y en un mayor tiempo pedagógico que, sin duda, les servirá para enriquecer el rendimiento escolar durante el ciclo lectivo 2018.

PRENSA PRIMARIA

Sin lugar a dudas, el saldo del cierre de la 28ª edición del Programa Educativo de Verano (PEV) es de miles de sonrisas, alegría, entusiasmo y, entre otras cosas, ganas que no termine, fundamentalmente para los más de 12.000 alumnos de 139 escuelas de todo el país que participaron, desde el lunes 8 de enero, de esta enriquecedora propuesta lúdica y pedagógica del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP).

En plenas vacaciones, acompañados siempre por un importante número de directores, maestros, profesores y auxiliares, los niños que participaron del PEV 2018 siguieron aprendiendo y divirtiéndose al mismo tiempo, adquiriendo buenos hábitos de convivencia y socialización, así como también más tiempo pedagógico con actividades vinculadas a distintas áreas específicas, como por ejemplo Matemáticas y Lengua, entre otras.

“Pero esto –señaló el consejero del CEIP, Pablo Caggiani–, se hizo saliéndose del cuaderno y del aula. De algún modo, la clave del éxito del Verano Educativo está en eso, en entenderlo como un semillero de experimentación pedagógica, como un espacio de desarrollo, que necesariamente tiene que ser diferente de lo que sucede de marzo a diciembre”.

Caggiani, como referente del PEV del CEIP, recorrió y compartió muchas de las actividades desarrolladas en distintos puntos del país, pudiendo identificar tres aspectos claves para poder decir que la evaluación del PEV 2018 es positiva.

“Por un lado, sabemos que la escuela sola no puede. Es decir, esto va más allá del Verano Educativo, pero en este punto en particular, sabemos que la escuela y su colectivo docente tiene que estar acompañado por el trabajo y el apoyo de la comunidad, de los municipios y de los distintos cooperantes”, puntualizó el consejero del CEIP, recordando en este punto la participación de un importante número de colaboradores que, a través de sus experiencias, recursos y cooperación hicieron que el PEV 2018 haya sido inolvidable para muchos niños.

En este sentido, podemos mencionar las intendencias de Montevideo, Canelones, Maldonado y Rocha; el Ministerio de Educación y Cultura, el Consejo Directivo Central, el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, la Administración Nacional de Telecomunicaciones, Pelota al Medio, el Sindicato Único de Telecomunicaciones y Unilever, entre otros.

“El segundo aspecto clave –remarcó Caggiani– fue tener presente, en todas las propuestas, al menos una actividad de campamento y al menos una actividad acuática. Es decir, en este Verano Educativo, por primera vez, todas las escuelas que participaron de la propuesta –salvo una– tuvieron un Campamento Educativo en alguna de las sedes destinadas para eso. Y en todas las escuelas, todos los niños, disfrutaron de alguna actividad acuática, ya sea en piscina como en el mar o bien, en escuelas de departamentos en los que no pudo coordinarse actividades de piscina en clubes o de playa con intendencias, hubo el armado de piscinas estructurales o bien hubo guerras de agua con bombitas. Digamos que si hablamos de vacaciones y de verano, lo acuático es fundamental y los gurises lo disfrutan muchísimo”.

Finalmente, el tercer aspecto identificado y que ha hecho que el PEV 2018 haya sido exitoso fue, según el consejero del CEIP, que todos los proyectos que fueron presentados tuvieron en cuenta la mirada de los niños, sus intereses, sus gustos.

“El Programa Educativo de Verano –dijo Caggiani– tiene mucho de enseñanza y aprendizaje, porque siempre se está aprendiendo. Pero tiene mucho más de disfrute y de alegría. Estos niños prefieren estar ahí, en la escuela, sin túnica ni moña, pero estar con amigos y con compañeros de otras edades y con otros maestros. No eligen quedarse en la casa. Eso es clave. Para eso debemos atender qué les interesa. En este sentido, creo que con los talleres de robótica, de danza, de patín y de muchas otras cosas logramos que los chiquilines disfrutaran mucho”.

Según Caggiani, ver a los niños que cambian sus espacios de circulación y ver cómo aprenden a hacer uso de esos espacios es sumamente enriquecedor para ellos como para los docentes, así que sin duda las escuelas que hicieron el PEV 2018 van a tener una propuesta de marzo a diciembre de 2018 muy diferente. Como se ha dicho en diferentes oportunidades, el clima distendido, de juego y de diversión del PEV es lo que más ayuda a un buen trabajo para este período de adaptación y transición en todos sus aspectos..

En suma, el próximo jueves 8 de febrero, en la Plaza Varela del Municipio de Atlántida, departamento de Canelones, con la participación de las escuelas N° 75 de Atlántida, N° 159 de San Luis, N° 171 de Colonia Nicolich y N° 195 de Pando, el CEIP, acompañado por la primera dama, María Auxiliadora Delgado de Vázquez, más las autoridades del Gobierno de Canelones y de la educación, cerrará el PEV 2018 con un acto que buscará celebrar y agradecer el camino de encuentros, ideas, color y movimiento que tuvo este verano para miles de niños en todo el país.