Cerca de 10 escuelas rurales de tres departamentos del país han sido beneficiadas con instalaciones de energía solar. Específicamente se tratan de las escuelas 8 y 44 de Treinta y Tres, la N° 18 de Maldonado y los establecimientos escolares 26, 41, 71, 98 y 110 del departamento de Cerro Largo.

Este beneficio, que alcanza a más de 250 niños en total, ha sido gracias al apoyo permanente que desde hace varios años viene desarrollando la Uruguayan–American Foundation (UAF), una organización sin fines de lucro cuya misión es buscar contribuciones deducibles de impuestos, de equipamiento nuevo o usado y de equipamiento y provisiones educacionales, así como donaciones financieras, para luego poder distribuir esto entre las escuelas y los hospitales del Uruguay.

Desde su formación en 1990, la UAF realizó donaciones a hospitales públicos y a las clínicas comunitarias más pequeñas, así como también colaboró con distintos materiales a escuelas públicas, como por ejemplo la donación de computadoras a escuelas del campo y la ciudad.

El esfuerzo de proveer de electricidad a las escuelas rurales comenzó en 2006 y sigue vigente a través no sólo de la colocación de equipamiento de energía solar sino también el mantenimiento de estos paneles.

Vale señalar también que desde 2010 a esta parte, gracias al trabajo de UTE, muchas escuelas públicas del medio rural se han visto también beneficiadas de luz eléctrica, como es el caso más reciente de las escuelas 16, 25, 30, 37, 70, 88, 93 y 103 del departamento de Cerro Largo.