El pasado jueves 12 de octubre, el Consejo de Educación Inicial y Primaria, junto al equipo del Programa Nacional de Salud Visual Escolar, realizaron en la Escuela N°251 “Gral. Fructuoso Rivera”, ubicada en el barrio Millán y Lecocq, la entrega de una nueva partida de lentes para esta acción de salud integral iniciada en abril y que ya lleva cerca de 2.000 alumnos de Nivel Inicial 5 años pesquisados en 30 escuelas del Programa A.PR.EN.D.E.R.

PRENSA PRIMARIA

El Programa Nacional de Salud Visual Escolar, una iniciativa basada en la exitosa experiencia del Plan de Salud Bucal, apunta a detectar problemas de visión en niños de 5 años de edad que asisten a escuelas y jardines que forman parte del Programa A.PR.EN.D.E.R. (Atención Prioritaria en Entornos con Dificultades Estructurales Relativas), así como también a alumnos de escuelas rurales.

Desde el lanzamiento de este programa, llevado a cabo en el mes de abril, se han realizado en 30 centros educativos 1.988 pesquisas, habiéndose entregado hasta el momento 190 pares de lentes. Según Sandra Medina, directora del Hospital de Ojos José Martí e integrante del Programa de Salud Visual Escolar, en el 20% de los niños de Nivel Inicial 5 se constataron alteraciones visuales, existiendo en el 80% de estos casos la posible corrección de las misma con lentes.

En esta oportunidad, a seis meses de iniciarse el Programa Nacional de Salud Visual Escolar, un grupo de alumnos de la Escuela A.PR.EN.D.E.R. N°251 “Gral. Fructuoso Rivera”, recibieron la entrega de una nueva partida de lentes, cuya fabricación vale destacar se realiza con materiales adecuados para los niños y que apuntan a una larga duración. Estos lentes vienen en tres colores: anaranjado, verde y azul.

Según el cronograma de trabajo diseñado por el Programa Nacional de Salud Visual Escolar, los médicos realizarán las pesquisas en Pando próximamente, siguiendo la recorrida por el departamento de Salto en la semana del 23 al 27 de octubre, por el departamento de Colonia entre el 31 de octubre y el 1° de noviembre y por el departamento de Tacuarembó alrededor del 9 de noviembre. En 2018 se prevé que se complete la población a pesquisar, que es de 10.500 alumnos de todo el país de Nivel 5 años en Escuelas del Programa A.PR.EN.D.E.R. y escuelas rurales.

La pesquisa consiste en un examen de cada ojo, una prueba para descartar desviación ocular (estrabismo) y, si se constatan alteraciones, una revisión por el autorrefractómetro portátil, un equipo adquirido recientemente por Presidencia de la República.

Según Medina, con el último control se evita la colocación de gotas oftalmológicas a los escolares, permitiendo la confección de la receta de lentes en el momento. Una copia de la receta se entrega en la óptica del Hospital de Ojos para el armado de los lentes y la otra a los padres en el momento en que se le otorgan los anteojos.

Sin duda, esta acción de salud integral –enfocada en una atención precoz– permite mejorar la incorporación de aprendizajes en importantes porcentajes de niños.