En el marco de las actividades previas a la 22ª edición del Día del Patrimonio, que se realizará los días 1 y 2 de octubre y tendrá como tema la “Educación Pública - Patrimonio Nacional”, el Ministerio de Educación y Cultura, a través de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación y el Consejo de Educación Inicial y Primaria, realizará la conferencia “Clemente Estable. Hombre de ciencia, educador y filósofo”, una instancia para acercarse más a este hombre que trabajó por una enseñanza pública impulsora del desarrollo libre e integral de los alumnos

PRENSA PRIMARIA

El Museo Pedagógico “José Pedro Varela” servirá de escenario, el próximo jueves 28 de julio, para la presentación de la conferencia “Clemente Estable. Hombre de ciencia, educador y filósofo”, tratándose de un encentro que se inscribe en las actividades previas a la 22ª edición del Día del Patrimonio, que este año tendrá como tema la “Educación Pública - Patrimonio Nacional”. 

Este evento, llevado adelante por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) a través de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación (CPCN) y el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), estará a cargo del doctor Daniel Rodríguez Ithurralde, último discípulo de Clemente Estable y actual jefe del Laboratorio de Neurociencia Molecular del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), y el profesor, historiador y traductor Roberto Puig, miembro del Consejo Directivo de la Fundación Clemente Estable (FUCLES). También participarán las maestras Mónica Pereira y Cristina Echenique. 

Sin duda se trata de un encuentro más que propicio para acercarse a una figura insoslayable de la educación pública uruguaya, cuyo legado como pedagogo y científico está presente en la cotidianidad de las aulas de las escuelas públicas, ya que el CEIP cuenta con lo que se denomina “Constelación de Escuelas Clemente Estable”, iniciativa surgida en 2005 a instancia de la FUCLES y que comprende una escuela por departamento que lleva su nombre.  

Cabe recordar que, según Estable, “la originalidad de los niños es el mayor patrimonio de una nación que los maestros tienen bajo su custodia”, por eso, el pedagogo y científico uruguayo sostenía que “lo educativo consiste en aprender a aprender, y una de las más importantes misiones de la enseñanza es enseñar a aprender”.

Esta concepción educativa de Estable, centrada en favorecer a todos el acceso a valores culturales, brindando instrumentos para utilizar en provecho propio y en el de los demás, y teniendo siempre a la escuela como ambiente de atracción, puede intentar resumirse como un plan de enseñanza causal, cíclico, práctico, escalonado, flexible e integral.

Estable siempre trabajó por una enseñanza pública impulsora del desarrollo libre e integral de la personalidad del niño, siendo un desarrollo que debía estar de acuerdo con su vocación, trabajado con felicidad y en armonía con su cuerpo, la naturaleza y la sociedad.

Un creador de patrimonios 

Estable nació el 23 de mayo de 1894 cerca de la ciudad de Santa Lucía y falleció en Montevideo el 27 de octubre de 1976. 

Con 19 años de edad egresó del Instituto Normal de Varones, dando su primera clase en 1914 en la Escuela N° 38 de Montevideo. Su conocimiento y dedicación a las Ciencias Naturales genera que se lo nombre profesor de Historia Natural, siendo un hecho que lo motiva a seguir su vocación por la investigación biológica, a la cual dedicará toda su vida. En España perfecciona sus conocimientos del Sistema Nervioso con el premio Nobel Santiago Ramón y Cajal. Al volver a Uruguay se integra como jefe de Sección del naciente Instituto de Neurología y se le crea, en 1927, dentro del Consejo de Enseñanza Primaria, el Laboratorio de Ciencias Biológicas, siendo este lugar el que dio origen a la investigación biológica sistemática en nuestro país, hecho sin paralelo en ninguna otra nación. 

Como maestro no sólo ejerció su profesión, sino que reflexionó acerca de la teoría y la práctica pedagógicas. Preocupado por desarrollar en los niños el espíritu crítico, respetando su personalidad y sus tendencias vocacionales, Estable elabora la Pedagogía causal, cuya praxis se traduce como Plan Estable. 

Como ciudadano de mundo, fue un hombre de valores democráticos inquebrantables, que supo defender sus principios de libertad, equidad y justicia y los de sus conciudadanos. Su sentido de la solidaridad humana impulsó toda su vida y se refleja bien en el apotegma: “El que sabe y el que puede está en deuda con el que no sabe y no puede”.