Seis ex directores generales del Consejo de Educación Inicial y Primaria conformarán el Comité Académico que designará las personas que, habiéndose formado en los valores que ofrece la educación pública y hoy son referentes ineludibles de nuestra comunidad, serán “Moña de Honor” del CEIP.

Como bien pudo apreciarse en dos oportunidades, más específicamente cuando recibieron la distinción la atleta Déborah Rodríguez y el maestro Óscar Washington Tabárez, la “Moña de Honor”, otorgada por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), es un reconocimiento que ya ha adquirido un valor simbólico muy importante. ¿Por qué? Porque se le otorga a aquellos uruguayos que pasaron por las aulas de la escuela pública y que en la actualidad, gracias a los valores adquiridos a través del esfuerzo y vocación de sus maestros, se han transformado en personas referentes para todas las generaciones de alumnos.

En este sentido, y con el fin de seguir llevando adelante una instancia de distinción que sea orgullo para alumnos de las generaciones, el CEIP convocó a seis ex directores de la Administración anterior para conformar un Comité Académico que sea el encargado de designar las próximas personas que recibirán la “Moña de Honor”, un lazo que se asocia con el esfuerzo, la dedicación y la responsabilidad.

Los ex directores generales del CEIP que fueron convocados son Rosa Márquez (1991-1995), Sirio Nadrúz (1995-2000), Teresita González de Tantessio (2000-2005) y Edith Moraes (2005-2010), no concurriendo por razones de fuerza mayor los integrantes Juan Pedro Bertrán y Tula Bardier.

Reunidos en la Sala de Sesiones del CEIP, todos manifestaron su apoyo a esta iniciativa que, en definitiva, apuesta a que la escuela pública esté orgullosa de sus alumnos que crecen en una sociedad orgullosa de su escuela pública.

Moraes se refirió a la “Moña de Honor” como una muy buena idea “con la que se logra una historia de ida y vuelta, una idea que trasciende y que da cuenta de lo que la educación pública hace en la construcción del país”. Por su parte, Márquez remarcó que esta iniciativa es una excelente oportunidad para “poner en relieve lo que hace la educación pública en el país como pilar de la democracia”. Nadruz felicitó la idea y dijo que con esto se “reivindica el sitial que tiene la educación pública, responsable de rescatar la historia nacional”. Finalmente, Gonzáles de Tantessio apuntó que mostrar una “escuela pública fuerte significa mostrar que vivimos en una democracia fuerte”.

En suma, la “Moña de Honor” es, como bien lo señaló el director general del CEIP, Héctor Florit, un acto en el que “honrar a la persona es honrar a la institución”.